Bienvenidos, bienvenidas, a un día diseñado para las emociones. Hoy es el día que celebramos el partido del centenario del Barakaldo CF.

Emoción de recordar a quienes tuvieron la osadía, el sueño, de fundar en 1917 un club de futbol entre campas y entre hornos, pioneros de un nuevo deporte que caló pronto en el pueblo y que bien temprano hicieron de este recién nacido Club un referente de nuestro pueblo y del futbol.

Emoción de saber que ese primer legado fue creciendo hasta dejar en nuestra memoria recuerdos imborrables. Cómo olvidar aquella vieja tribuna de madera que animaba a su equipo a golpe de zapato, el humo de unos Altos Hornos que dieron cobijo y recursos a nuestro equipo, el barro de aquel viejo Lasesarre, la Cávila, derbis históricos, la ilusión de estrenar nuevo campo, tardes de puro y futbol, bocadillos coperos entresemana, interminables viajes siguiendo al equipo  y dejando bien alto el buen nombre de nuestro pueblo en cientos de rincones, ascensos o descensos. Tantas y tantas vivencias que forman parte ya de nuestras vidas y de nuestro pueblo.

Emoción de saber que esta tarde estará nuestro pueblo en Lasesarre disfrutando de un día de fiesta y homenaje a nuestros mayores por su legado, y también a nuestros niños porque ellos serán quienes nos lleven a nuestro próximo centenario.

Hoy nos gustaría que Barakaldo acompañe a su equipo. Que jóvenes y mayores bajen a Lasesarre, que las bufandas gualdinegras luzcan orgullosas en nuestra gente, que generaciones de barakaldeses y barakaldesas vivan y sientan una emoción común: vivir durante dos horas en amarillo y negro homenajeando a este Club centenario.

Y allí todos y todas juntos, en nuestro campo de Lasesarre que es la casa común de todo Barakaldo, nos felicitaremos por amar este Club y este pueblo. Porque señores y señoras, que a nadie se le olvide, somos del Barakaldo y de Barakaldo, jolín!